La propagación a nivel mundial del COVID-19 ha provocado la aplicación de medidas para controlar su contagio. Consejos para afrontar un posible cambio de fecha en su casamiento sin perder el control ni la calma.

Es probable que surjan situaciones que provoquen cambios en la organización de la boda. Quizá ya tienen todo listo, desde el vestido de novia, los contratos de los proveedores, los souvenirs de casamiento, los arreglos florales y la torta de casamiento sencilla. Algunos cambios se escapan de nuestro control y pensar en una modificación de fecha es muy estresante. Les dejamos una guía para afrontar el cambio con una actitud positiva.

1. Posponer la boda

Pablo Andrés

Hay razones que resultarán ajenas a la pareja como un problema meteorológico, una crisis económica o una pandemia como el Coronavirus. Otros cambios más personales o situaciones inesperadas en la vida laboral pueden provocar incertidumbre o un cambio contundente, por lo cual necesiten posponer la fecha del casamiento.

2. Los trámites

Mercedes García Fotografía

Dependiendo de cuánto falte para la fecha de su casamiento, deberán encargarse con mayor o menor urgencia de los trámites. Si su casamiento fue suspendido debido a la aplicación del decreto que dictó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, lo mejor es llamar por teléfono al registro civil correspondiente para que les informen sobre el estado actual de la gestión de estas celebraciones y, si corresponde, les asignen una nueva fecha. En algunas provincias ya es posible realizar el trámite del matrimonio en el registro civil, manteniendo las medidas de seguridad y solo con la presencia de los testigos.

Tengan en cuenta que en determinadas provincias, además del DNI, también se pide una copia de la partida de nacimiento con una validez no mayor a tres meses. También recuerden verificar si en su provincia se requiere la presentación de análisis prenupciales y cuál es la validez de los mismos según cada caso.

3. Aceptar la situación y conservar la calma

Ger Bottazzini

Quizá venían planificando la boda al detalle y tenían todo calculado. Las personas tendemos a repetir conductas y los cambios inesperados exigen ser creativos y arriesgarse con nuevas propuestas. Sabemos que no es lo ideal, pero ante una circunstancia imprevista o un cambio repentino, no queda otra salida que enfrentar lo nuevo y proponer una modificación.

Al principio no sabremos cómo proceder e imaginaremos todo lo negativo y las emociones de angustia y rabia van a querer despertarse, y es momento de dejarlas salir. Luego tienen que seguir adelante, por eso es importante buscar apoyo en la familia y los amigos, sin entrar en una espiral de desconcierto. Deben superar la situación para resolver con claridad los próximos pasos para cambiar la fecha del casamiento.

4. Los proveedores y los contratos

Niko Coto Fotografía

En caso de cambio de fecha, los primeros con los que deberán contactar son los proveedores. Entre las dificultades por solucionar, deberán comenzar por los contratos. Revisen las cláusulas por cancelaciones y aplazamientos, ya que tal vez incluyan alguna penalización monetaria. Si llegaron a contratar algún tipo de seguro para la ocasión, también revisen lo que dice su contrato.

Lo primero será buscar una nueva fecha en el salón o espacio que hayan elegido para celebrar y luego avisar pronto a los proveedores para coordinar una nueva agenda y nuevos planes de pago. En este campo, todo depende de la disposición de los proveedores, con algunos será más sencillo y con otros quizá más complejo.

5. Los invitados

Ger Bottazzini

Es un punto clave en la nueva estructura de la boda. En el caso de haber enviado las tarjetas de casamiento originales, tendrán que informar a los invitados que la fecha se suspende y que les avisarán cuándo será la nueva cita.

Para no incurrir en nuevos gastos, una opción es elegir diseños virtuales de tarjetas de casamiento divertidas para enviar a sus seres queridos y amigos.

Si tienen invitados que pensaban viajar desde otras ciudades o países, y habían hecho alguna reserva de hotel, intenten cancelarla cuanto antes o acordar posponerla para más adelante.

6. Nueva cita

Cuando tengan la nueva fecha, ya pueden comunicarlo a los invitados por correo electrónico para asegurarse una mayor concurrencia. Es necesario reorganizar el cronograma de bodas y evaluar qué aspectos quedaron incompletos y cuáles se reestructuran con respecto a la nueva cita. Compartan algunas tareas con los familiares para no sentirse tan abrumados con los preparativos y poder disfrutar también luego de pasada la tormenta y la frustración.

Si ya tenían comprados o preparados objetos decorativos, recuerden guardarlos para poder usarlos en la nueva cita. La mayoría de elementos no suelen llevar la fecha, así que podrán utilizarlos sin problema: centros de mesa, seating plan, kit de emergencia o cotillón son algunos de ellos.

7. El vestido y el traje

Caluwa Studio

Probablemente el vestido de novia sencillo y el traje de novio ya estaban listos para usar. Asegúrense de guardarlos en sus fundas en un lugar fresco y seco hasta la nueva fecha. Si todavía estaban en las últimas pruebas, entonces tienen un tiempo más para organizar los últimos detalles y accesorios que complementan el look de novios. La novia dispone de unos días más para las pruebas de maquillaje y peinado recogido.

8. Los regalos

No estamos en el caso extremo de devolver regalos. Solo si han contratado una lista de regalos, lo recomendable es avisar a la tienda comercial para que ellos actualicen los datos y extiendan el tiempo de apertura que ustedes necesiten para que la lista siga estando disponible.

9. Celebrar el día de todas formas

Lucas Álvarez Fotografía

Si finalmente no pueden hacer la fiesta de casamiento el día planeado, organicen una celebración íntima de todos modos para que la fecha siga siendo significativa para ustedes. Abran una botella de vino, miren una peli y preparen una rica cena para disfrutar juntos. ¡Que nada les impida celebrar ese amor!

10. ¡Ser positivos siempre!

Swisslight

Las personas podemos adaptarnos a cualquier cambio, es parte esencial del ser humano. Entonces también ustedes van a poder modificar piezas de la planificación para adaptarse a una nueva estructura. Pronto una renovada visión de las cosas hará que vayan encontrando las soluciones a las dificultades, hasta incluso saquen ventajas para continuar avanzando en la organización. Así fijarán una nueva fecha de boda y reorganizarán la agenda de tareas.

No hay mal que por bien no venga, dice el dicho. Lo más importante es tener una perspectiva positiva para seguir adelante. Sorpréndanse con las invitaciones de bodas online en la web de casamientos y elijan una bonita frase para tarjeta de casamiento y una buena foto de los dos.